viernes, 17 de julio de 2015

A – MEN?









Alma Carbajal G.

¿Cielo o Infierno? Estos mundos paralelos siempre han estado entre la realidad de este mundo y los sueños del hombre. Despues de la llamada Guerra Blanca, provocada esta vez por el Altísimo (Dios)  contra Lucifer; sucedió entonces algo sorprendente, como resultado de la batalla entre el bien y el mal – añadiendo que Satanás  siempre había tenido un vínculo especial con respecto al racionalismo del hombre, sobre la igualdad en una patria celestial de la cual había sido expulsado – está vez, con algo más que simple suerte, y ante las lágrimas de los fieles creyentes, gano la batalla que mucho antes de los inicios de la creación hubo gestándose en idas y subidas de una balanza cósmica, esta única vez se hallaba a su favor. Dios no podía creer su derrota. Lucifer no quería demostrar ligereza, quería por sobre todas las cosas destruir a Dios, pero no fue justo, ni misericordioso; decretó que Dios se sumergiera diez siglos en la agonía de los profundos mares, hasta que cambiara su sentencia por otra aun peor. Dios sabía que podría contrarrestar esta sentencia destruyéndose a sí mismo, sin embargo el resultado de esta acción, comprendería la destrucción de todo lo creado, visible e invisible, acabando definitivamente con la raza humana. Dios aceptó la sentencia. Lucifer sabía de antemano que habría una condición para que su padre no tomara esa decisión en un intento desesperado,  así que le impuso a la tercera parte de la humanidad que había quedado esta primera ley para dominarlos:

Todos vivirán con un digno representante, no será un Papa, ya que ellos en su mayoría han terminado por minar a la propia humanidad, pero, el Papa lo elegiré yo. Un niño será entregado cada mes para ser dominado por Legión. Si en el lapso de trece días no soporta el asedio de los demonios, no podrá ser digno de tener a su vez parte divina; pues en el alma humana debe habitar tanto el ansia del mal como del bien, sustentando en su cuerpo una aberración divina – demoniaca. En lo que respecta a los otros, todos los días sextos de cada mes he de llevarme 360 almas para mi ejército, esta segunda ley va designada para quienes vivan en los alrededores de la capital, ellos no tendrán ningún derecho, quedando minada la propia humanidad para los servicios de su amo y señor.

Así fue que todos acabaron habitando en lo que fueran anteriormente las regiones de Umbría y Abruzzo, formando un solo estado, y su capital, Citta Rossa. Pasaron muchos años para que naciera un niño entre los sobrevivientes que pudiera soportar semejante posesión diabólica. Más tarde que temprano nació un niño de ojos rojos, al que llamaron: Il Intoccabile. Ya que se creía que las relaciones entre demonios – ahora libres en propia carne – y humanos, tendría como resultado una nueva raza que terminara por socavar a los hijos de Adán. Pronto el niño fue llevado a las puertas de los seis abismos donde antes se encontraba la ciudad del Vaticano, fue ahí, donde ahora en la actualidad, se había convertido en el reino de las prostitutas y los hijos del diablo.
La prueba fue impuesta al niño, que luego de tres días de difícil transición logro soportar el tormento, saliendo airoso ante los ojos de Satanás. Los años pasaron y el imperante gobernador de Ciudad Roja, a pesar del inicial rechazo de los humanos gobernó con equidad y escasa pero estable paz, las regiones que quedaron habitables en la tierra.

Laileb, siendo este el nombre oficial del Papa Rojo, dirigente y juez de la humanidad, fue instruido por Astaroth, el cual siempre estuvo celoso y fascinado por el mundo del hombre, lleno de oportunidades divinas como terrenas – para él siempre resultó magnifica la definición de lo terrenal,  por adjudicarse un derecho propio, sobre el significado absoluto de la palabra – terminó siendo el guía y hasta amigo de este hombre, que se decía,  hablaba con facilidad tanto lenguaje angelical como la lengua de los infiernos.

Pasaron décadas, y Laileb seguía reinando con la eternidad de su lado. Pero los humanos “creyentes” que quedaban, quisieron rebelarse de alguna manera por la afrenta hecha a Dios; planeaban derrocar al falso gobernador, para después con la ayuda de los pocos ángeles que quedaban ir en busca del Todopoderoso y sacarlo del sopor obscuro de la profundidad de los mares. Lo más curioso de este plan es que estaba liderado por tres niños, de seis, nueve y doce años; ellos dudaban en continuar con el plan, trabado por otro niño un tanto mayor llamado: Mefisto, de tan solo trece.
 Estaba cerca el día de la Gabela, muchas personas serian poseídas, muertas en la posesión y reclutadas en los ejércitos de Abdión, el nuevo imperio luciferino; pero entre las seis puertas de los seis abismos y la ciudad imperial, estaba el laberinto de la Ophidia;  este complicado entramado de paredes a simple vista, no puede cruzarlo un insignificante mortal, tan solo precipitaría con mayor rapidez la entrada al limbo o al infierno; ahí,  en el averno, en donde no parece la pesadilla de un crio de dos años y las llamas no se comparan a las de este mundo, que parecen pintadas en nuestra realidad, pero las de los infiernos, esas son una joya en el arte incendiario, esas no queman, calcinan el alma con tan solo mirarlas.

Cabe mencionar aquí, que Jesús no tuvo nada que ver en la batalla;  entro en un coma cósmico y sirvió de inspiración para las generaciones futuras de que algún día, el Hijo de Dios, el hippie de hippies, pudiera salvarnos del aparente gobierno de un Satanás que comparado con los dirigentes del pasado del mundo, es más que justo y sincero con aquellos a los que siempre tuvo envidia de la buena.

El plan fue puesto en acción, de lo que no estaban seguros los niños era de que hacer para fingir una supuesta posesión, leyeron libros sobre exorcismo, vieron algunas cintas sobre exorcismos practicados por sacerdotes – aclaro que las posesiones si eran a puertas cerradas en uno de los amplios y grandísimos aposentos de Satán, lo que nos lleva a creer que todo lo demás, fueron simples pantomimas hechas por humanos para entretener y suscitar hechos sin validez de las autoridades infernales – la ficción no les ayudó mucho, los niños optaron por recabar experiencias de aquellos que habían visto alguna posesión; no pudieron obtener mucho ya que las personas de haber visto algo más allá de los tres segundos, no hubiesen quedado ciegas en el instante de ver a algún humano siendo poseído.

Con las pocas certezas de la representación de una posesión más irreal que factible, emprendieron el camino a las cercanías del laberinto, como se esperaba se perdieron a los 5 minutos de haber entrado. Lo que no sabía el grupo de Mefisto es que Laileb se dio por enterado, así que fue a buscarlos; para su sorpresa se encontró poseído por un anterior arcángel, Gabriel, quien había cambiado su nombre a Leigrab, después de haberse convertido a ángel caído;  demandaba  ser el  único que tuviera algún derecho de sangre, para gobernar a la raza humana por parte de un Dios derrocado a un utilitarismo arcaico, que ya nadie parece querer – pues  todos parecen estar más  interesados por una  eternidad agitada, con algo que hacer, a una existencia eterna y aburrida en un cielo en donde no se sabía a ciencia cierta si alguien podría morir de aburrimiento – Laileb, se encontraba ya supurando sangre por los ojos y la boca, mientras que a empujones de alma y corazón, el arcángel caído hacia hasta lo imposible por matarlo, al cabo de 33 minutos de lucha cedió ante tal embate de diablo.

Los niños al observar la implacable contienda, se les pusieron los ojos negros, a Mefisto, por otro lado, se le había evaporado el color del cabello, reposando sobre cada uno de sus volátiles cabellos, un blanco aterciopelado. Leigrab salió ileso del combate y llevando sobre el hombro a su presa, se dispuso volar hasta la corte de Lucifer para reclamar el puesto que recientemente se encontraba desocupado. Lucifer no estaba contento por lo acontecido, así que tomó al arcángel maldito de sus desgarbadas alas,  y fue desollado poco a poco en tiras de piel muy delgadas, este castigo no acabaría asa de fácil, porque la piel de un ángel caído o no caído, se regenera en unas horas, el proceso tardaría una eternidad.

Lucifer no tuvo otro remedio que buscar al testigo que no quedo ciego ante la posesión del Papa Rojo, para nombrarlo el nuevo gobernador. Mefisto huyo de inmediato cuando se enteró de tal nombramiento;  jamás fue vuelto a ver en esta tierra, ni en otro círculo o llanura del infierno.

Con demasiado mundo Lucifer ya no supo que hacer. Se dice que al contemplar el mar, cuando el sol se oculta y  cambia de lugar con la luna – la  cual quedo cornuda para siempre, y con un halo dorado alrededor – ahí,  en aquella franja dorada reposan las lágrimas de Dios, que pone como recordatorio en la tierra: que la libertad es una luz demasiado cegadora para poder contener siquiera su verdadero significado.









martes, 13 de enero de 2015

A.J.L.N

( Poesía estúpida poesía )





El corazon galopa desbocado,
hacia la sombra del olvido,
se dentendria si escuchara : ¿Me quieres?

El silencio se esparce y se mezcla con la neblina azul electrico, que el polvo a contra luz colorea por la ventana.
Nada.
Ni pasos.
Solo fantasmas de su voz.

La depresion  quema la garganta, el trago fue demasiado rapido, tanto que se
atrganto con un : ¡Quiero verte!

Miradas que rompen el encaje de la contemplacion,
de admirarte a horas de caracol,
a oscuras horas, en una inanicion de corazon,
que te mantiene el espiritu vivo y el cuerpo en estado vegetativo,
que importa,
si el vistazo terciopelo de tus ojos se pudiera pintar,
los demas podrian ver,
aquello que guardo para la nocturnidad,
para la poesia que ya mi alma no quiere aceptar.

viernes, 4 de abril de 2014

OPEN LOVE







El día se cerró en un abrazo junto entre llamas y hielo, ambas sintieron la muerte con el 
temblar en las rodillas, pero ninguna quiso despegarse hasta que los latidos del corazón se desaceleraran por la agonía del encuentro. 

Ojos, boca y pensamiento se abrieron cuando la noche se dilató suspirando luminosidad. Mucho tiempo fue lo que duraron los bocetos de la pasión entre ellas, en tanto, se daban cuenta de lo distintas que eran de los demás, tenían la palabra esperanza reflejada en las pupilas y la piel repartía un mensaje a susurros : "Soy tuya, solo tuya... por lo menos en estas horas oscuras".



martes, 28 de mayo de 2013

LETTERA




Amor estoy empalmada en todos mis pensamientos y te lo juro no tienen nada que ver con lo sucedido el fin de semana, es simplemente que a veces la vida se me queda pegada a la piel mucho tiempo , no se como reaccionar, a veces ni yo misma se lo que estoy sintiendo, no se si mi cuerpo reacciona por naturaleza o es que solo son reflejos de algo que no puede unirse a mi alma; me siento tan desdichada, tan poca cosa, tan sin valor, siento que solo levito ahí entre mis pensamientos y lo demás , el deber y todas pendejadas que la sociedad te hace creer por que así se les dio la gana. Hoy he pensado en no pensar de mas, porque ya me canse de afligirme a mi misma , así que no te enojes si estoy medio pensativa , es solo un masacre entre mi yo y mi otro yo , todos tienen derecho a sobrevivir, pero pocos pueden ganárselo.


Besos.


Angeline.

jueves, 7 de marzo de 2013

LUNA, SOMBRAS Y ...





Hoy busque la luna,
y me quede ahíto de luminosidad,
porque desde que me he ido
soy pura oscuridad.

He tenido ganas de balancearme en sus extremos.
Colgar un columpio,
 y fingir que aun soy niña,
que entre el va y ven nada puede hacerme daño,
ni siquiera yo.

Sin embargo, me opuse a la bendita cascada de plata, 
ocultándome en la sombra de mi corazón, repetí:
Hoy no soy nada, no soy nada, nada...

Despacito quede en cuclillas frente a la luna,
ella bebió mis lagrimas, se trago mi dolor, 
dejó en lugar de corazón palpitante,
un vació cristalizado de latidos, de maravillantes colores, 
que aun no he podido descifrar.

jueves, 27 de diciembre de 2012

Spell



http://www.youtube.com/watch?v=epmzDxsS4kc


Las sombras en ese cuarto oscuro pronto comenzaron a cerrarse sobre mi, cada lagrima y el llanto incontrolable se vaciaban en la almohada, otras muchas cosas también fueron vertiéndose ahí, quedándose mudas y dispuestas a hablar cuando volviera a llorar sobre la cama.

Había querido que todo ese dolor lo devorara la penumbra, pero ella con sus dientes afilados ya estaba haciendo su trabajo, primero, como entrada tomo mis sueños y mis ilusiones, después el plato principal fue mi corazón, dejando al ultimo como postre mi alma; que pronto cambio en alas negras de tristeza. Si , quería volar,  apartarme de todo, de su rostro, las calles que titilaban recuerdos en destellos de su nombre, a pesar de todo quería amarlo, quererlo en ultima instancia, pero lo que el había dicho, aquel, eso , ya no existía.

¿Cuando murió? ¿Cuando se fue de mi lado? No lo se, nunca podre contrarrestar sus palabras que han quedado en mi terca absolutez, inútil,  para poder usar este corazón fisurado y carcomido por otros amores; nadie ha tenido la gentileza ahora que lo pienso, de sanar, de recuperar este corazón que finalmente se lo llevo la negrura de un 31 de octubre. Y así con la habitación a oscuras lleve a cabo el hechizo. Seque las pocas invisibles lagrimas que flotaban sobre mi rostro, me levante de la cama y medio mareada tome el athame, ahí frente al altar les ofrecí a los dioses mi alma, corazón y este sentimiento que no tiene razón de ser, que pesa como plomo, que ha quebrado el aleteo de mi alegría. Las nubes abrieron su cortina escarchada de lluvia y entre herida, sangre y un halo de luna, ellos tomaron todo mi sufrimiento y lo pusieron donde debía ir, profundo en la tierra, para que los seres oscuros cercenaran al causante de tanta desdicha.

martes, 23 de octubre de 2012

EXILIO DE LOS CUERVOS







A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita a una copa.
Edgar Allan Poe







Que se alejen los cuervos, 
entre pensamientos volátiles del corazón 
 a ventanas abiertas de pesadumbre. 



Que se alejen los cuervos 
De este cielo rojo 
De ojos navegantes 
Empupilante comida de aves 



Ahogados en un mar ensangrentado, 
hueco de recuerdos pesados 
recuerdos encadenados 



Que se alejen los cuervos 
sumergirlos al exilio 
al desolado descanso 
 en eterno paraíso 



Y por fin 
no sufriré 
solo en la tinta del papel 
las palabras sufrirán.